El héroe que vino del espacio interestelar

Bunbury aterriza en casa. Palosanto Tour en Zaragoza

Después de varios meses presentando su disco en Sudamérica y ya dentro de la gira española, Búnbury por fin ha actuado en casa. Han pasado ya dos años de su última visita con “Licenciado Cantinas” y ha repetido espacio donde ofrecer su espectáculo. Zaragoza y el Pabellón Príncipe Felipe, con algo más de media entrada, esperaban su nuevo show.

Nos ha dejado helados porque… Él, y solamente él es capaz de abrir un concierto y presentarse a su público emulando bajar de un platillo volante a ritmo de vals, el nº 2 de Shostakovich nada menos, y dejar a todo el mundo boquiabierto. Cuando menos, la entrada fue espectacular. Quien siga más o menos de cerca su carrera, sabe que se atreve con eso y con mucho más. Amante de la osadía y de la provocación. La puesta en escena auguraba un gran concierto que hiciera honor a su carrera discográfica y a sus numerosos éxitos. Pero se centró en Palosanto, su disco más intimista y el más difícil de todos los que ha grabado hasta ahora. Hizo guiños a temas anteriores, provocando que, entonces sí y una vez más, el público se rindiera a sus pies.
Al terminar su tour en España, volverá a las Américas para conquistar Estados Unidos. Atención, ciudadanos norteamericanos: vais a saber de lo que es capaz un maño sobre el escenario. Prepararos, que os mandamos a Enrique Bunbury. Hasta el infinito y más allá.

3 comentarios sobre “El héroe que vino del espacio interestelar

  • el 24 junio, 2014 a las 11:46 am
    Permalink

    Me va a disculpar el autor, pero deja claramente de manifiesto su absoluto desconocimiento del concierto del pasado sábado en Zaragoza. Tuve la suerte de estar allí y le puedo asegurar que el pabellón estaba LLENO. Si quiere fotos o videos se los hago llegar con mucho gusto. Si lo q desea es menospreciar y ningunear a Bunbury puede ahorrarselo. Estamos sobrados de personajes q sin ningún criterio llevan años criticando al artista haga lo q haga.

    Un saludo

    Respuesta
  • el 24 junio, 2014 a las 8:09 pm
    Permalink

    Bienvenido a Zero Grados, Kike.
    El post de Helados pretendía precisamente señalar la espectacular puesta en escena con la que el ex-héroe sorprendió a los que estábamos congregados allí. El objetivo de la sección es el de llamar la atención sobre algo que nos ha dejado “Helados”. No solamente la puesta en escena, también el juego de luces durante el concierto fue asombroso. El espectáculo estuvo a la altura del artista, ya que le encanta la provocación y maneja muy bien el estímulo visual y sonoro en sus conciertos. No hay artistas en España que se atrevan con algo así. No sé donde has visto la crítica. Es un reconocimiento al gran espectáculo audiovisual ofrecido.
    El Pabellón Príncipe Felipe acogió hace unos 40 días a casi 8.000 personas en el concierto de Extremoduro. No cerraron al público las gradas más altas del recinto y colgaron el cartel de “no hay entradas”.
    No soy fan incondicional. Hay que reconocer lo bueno. Y lo malo también.
    Recibe un cordial saludo y muchas gracias por leernos.

    Respuesta
  • Pingback:Las diez canciones no compuestas por Bunbury que no te puedes perder | ZERO GRADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *