Desde el otro México: Transpeninsular, cerveza artesanal

Fernando Domínguez Pozos//

La península de Baja California cuenta con una longitud de 1,250 kilómetros que comienzan en el límite entre México y Estados Unidos, finalizando en el estado de Baja California Sur, en un cabo de enormes formaciones rocosas que albergan una de las zonas turísticas más importantes del país, tanto para turistas nacionales como extranjeros. Como todo camino, la carretera que conecta estos dos puntos, antes mencionados, recibe un nombre singular denominado “carretera transpeninsular”, la cual atraviesa municipios y localidades como Tijuana, Playas de Rosarito, La Misión, Ensenada, San Quintín, Santa Rosalía, Guerrero Negro, Mulege y así, hasta Los Cabos, punto final de la considerada columna vertebral de la península bajacaliforniana. Para locales y foráneos recorrer la transpeninsular se convierte en un objetivo de vida, ya que la soledad de la carretera, el contraste de paisajes, el contacto exclusivo del viajero con el entorno natural es tan profundo que las fotografías y videos que puedas tomar en esta aventura, son incomparables con la sensación de experimentarlo cara a cara. 

IMG_0075

Si bien el inicio de la transpeninsular se da en la ciudad de Tijuana, ahí donde comienza la patria, donde los migrantes buscan cruzar la barrera física y social que los divide del sueño americano; el relato de esta ocasión tiene lugar en uno de los sitios, a orilla de carretera, que dan la bienvenida a la Cenicienta del Pacífico, al bello y tímido Puerto de Ensenada, donde además de viñedos, carretas de mariscos, tacos de asada y adobada y un sinfín de amenidades gastronómicas que resguarda este alejado, pero paradisíaco territorio del noroeste, también se puede disfrutar de un fenómeno social y cultural que continúa creciendo en este municipio, el boom de la cerveza artesanal. 

Sin duda alguna cuando hablamos de cerveza artesanal, aparecen en el imaginario los pubs londinenses, y los espacios de encuentro, música, risas, y cánticos relacionados con la pasión de la Premier League (la liga más importante de fútbol soccer); en otras regiones del continente europeo como España, el tomar “una caña”, es motivo de tener un espacio entre la cotidianidad del día laboral, ese momento donde se puede hablar de política, de academia, de la vida cotidiana, en fin, de todo y de nada, alrededor de unas cañas que convierten el ambiente en algo más afable y memorable; en este lado del charco, es decir, en el continente americano y, particularmente en México, los espacios de encuentro son más diversos o dispersos, ya que mientras en la región centro-sur, el papel de las cafeterías o cafés es sinónimo de formación de opinión pública, al puro estilo parisino, teniendo como ejemplo el antiguo y tradicional Gran Café de la Parroquia en Veracruz, donde políticos, empresarios, líderes religiosos y sociedad en general asiste para mostrarse, y tomar un café  so pretexto, de hacerlo en ese sitio al que todos acuden por una práctica de construcción social. 

IMG_0083

Precisamente en esa diversidad, en este Otro México, muy cercano al vecino estadounidense, y como un acto propio de las distintas regiones del norte del país, las cervecerías artesanales se han posicionado como ese espacio de encuentro, de esparcimiento y ante todo de oportunidad de entregarse por un lapso del tiempo a degustar de la producción local de una bebida que más allá de sus grados de alcohol, genera una liberación que acompañada de las personas correctas, creando momentos disruptivos en el mundo de la vida cotidiana. 

De manera emergente, Baja California se ha sumado a entidades de alta producción de cerveza artesanal como Nuevo León o Coahuila. Espacios como Wendlandt, Agua Mala, Cardera,  así como Transpeninsular, objeto de la entrega de esta semana, se suman a la oferta que en lo largo del estado bajacaliforniano se puede encontrar, en algo, que algunos han llamado “la ruta cervecera en Baja California”. Esta ruta, precisamente se acompaña por el trayecto que la carretera transpeninsular marca en el territorio, invitándonos a comenzar en la propia cervecería homónima, donde familias, amigos, compañeros de trabajo, académicos e investigadores, que cohabitan en una de las ciudades con mayor índice per cápita relacionado al mundo universitario y de la investigación en México, disfrutan de encuentros acompañados de una punta baja (light lager), tierra clara (blonde ale), strummers (vienna style), playitas (sesión ipa), 3 vírgenes (hopped amber ale), o la curva (dople ipa), entre otras que pueden reconocerse si pides un sampler beer y con ello poder elegir aquellas opciones claras u oscuras que mejor acompañen el momento que permanezcas en este espacio que está envuelto por grandes fermentadoras de cerveza y kombucha, que mantienen la precisión de temperatura y condiciones de fermentación de este producto local y artesanal. 

IMG_0079

El espacio dentro de Cervecería Transpeninsular se distingue por la oportunidad de convivir y coincidir, tanto de grupos de adultos, como de familias, acompañadas de pequeños, quienes cuentan con un espacio de esparcimiento, al tiempo que adultos disfrutan el producto artesanal, en un sitio donde más allá del consumo, está enfocado al encuentro, asimismo se puede degustar de tradicionales tacos de pescado (al estilo propio de Ensenada), o de opciones más estadounidenses como hotdog o hamburguesa, otorgando a todos los que ingresan, olvidarse del tiempo, dejar celulares a un lado y disfrutar del estilo industrial del interior del lugar o, mejor aún, de la vista excepcional de la costa del Pacífico, donde los atardeceres siempre son más duraderos o al menos para este cronista, se perciben más suaves y reconfortantes. 

IMG_0077

cerveza artesanal

¡Salud!, Cheers!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *