Javier Gracia Ortega: “Lo que más me gusta es el proceso de realización”

Lorena García (@lorenagelsa) y Nerea Monte (@nereamonte_) //

 

No siempre quiso ser periodista. De hecho, llegó al periodismo tarde, pues nunca imaginó que estudiaría en la Universidad. Pero la vida da muchas vueltas.

Al acabar el Bachillerato realizó un Grado superior de Actividades Físicas y deportivas y ha trabajado de monitor y profesor de natación e iniciación deportiva durante la mayor parte de su vida. Más tarde, decidió cursar Periodismo en la Universidad de Zaragoza y un Grado superior de realización audiovisual. Reconoce que en todo su proceso le marcó mucho el documental “Être et avoir” de Nicolas Philibert: “Todo lo que he estudiado y realizado hasta ahora se lo debo a esta obra”. Ahora, a sus 32 años, el zaragozano Javier Gracia Ortega acaba de presentar su segundo documental.

Presentación Envejece

Javier Gracia entiende el periodismo como una manera humanista y justa de contar historias: “A mi modo de ver es difícil vivir del periodismo hoy en día, tal y como entiendo yo el periodismo…”. Esa visión no fue un impedimento para catapultarse dentro del mundo periodístico y rural ya desde la universidad. Su Trabajo Fin de Grado llegó a las manos de La Sexta y acabó inspirando un programa de Salvados sobre Jánovas, un pueblo del Pirineo que fue desahuciado para hacer un pantano. Ha ejercido la profesión con la realización del documental “Pares Sueltos” y este último llamado “Envejece en tu pueblo”. El primero, “Pares sueltos” vio la luz en abril de 2022. Trata la diversidad funcional en la danza, bajo la premisa de que “toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad y a gozar de las artes». Pares Sueltos es el nombre de la compañía de danza inclusiva que, desde 2014, busca hacer efectivo este derecho. Su documental más reciente, “Envejece en tu pueblo”, lo presentó en la semana de la Geografía el pasado 11 de abril, ya que es un documental sobre la despoblación rural. En él, Javier Gracia se inmersa en Artieda para mostrar el día a día del trabajo de Rosa Roca: ayudar y acompañar a las personas mayores del pueblo. Fueron dos profesoras de la Universidad de Zaragoza: María Angulo Egea, profesora de Periodismo, y Mari Luz Hernández, de Geografía. Ellas le plantearon poner el toque audiovisual a su Proyecto de Innovación Docente. En este proyecto abogan por visibilizar “buenas prácticas de desarrollo territorial” a través del trabajo conjunto de estudiantes de las dos carreras.

Javier García

Pequeñas fracciones de tiempo vivido

Javier tampoco se imaginaba presentando documentales y reconoce que no es algo que le guste: “Lo paso muy mal… lo que más me gusta es el proceso de realización”. Generalmente trabaja solo e intenta alejarse lo máximo posible de los estereotipos, los tópicos y las ideas preconcebidas sobre un tema. Evita ver demasiado de lo que otras personas ya han realizado. Lejos de ir con un guion desde el principio, su técnica más habitual es grabar planos de “cámara plantada”. Así es como Javier llama a dejar la cámara donde pueda pasar desapercibida para que los protagonistas no actúen, sino que sean ellos mismos. Además, confiesa que este método hace que siempre surjan nuevas ideas o caminos para poder desarrollar la historia. 

El zaragozano cree que no es necesario que un tema te toque personalmente para poder contar una historia con cariño, pero sí que es importante disponer del tiempo y las condiciones suficientes para realizarlo plenamente. Aun así, en una obra sólo es posible mostrar “una pequeña fracción del tiempo vivido”. Su sueño como director es poder captar la realidad durante el mayor tiempo posible y dejar así una huella de lo real. Estar siempre obligados a contar una historia que avance, que tenga un comienzo, un desenlace y un final que complazca al espectador es, para él, un condicionante y una forma de alejarse de esa realidad.

Pares sueltos imagen

Dos historias de mujeres luchadoras

Su estilo íntimo y sutil de contar historias le ha permitido conocer y mostrar a personas reales en su entorno. Sus dos cortos tienen como protagonistas a dos mujeres que desarrollan una labor en la que establecen fuertes vínculos con las personas que se relacionan. Vínculos que el director ha podido inmortalizar a través de su cámara. En “Pares Sueltos” encontramos un ejemplo de estas fuertes relaciones humanas que se generan en el entorno de sus protagonistas. En este corto, Lydia Onaran, la protagonista, forja sus vínculos a través del arte, de la danza y de las clases que imparten. Sin que su enfermedad degenerativa sea obstáculo, consigue cautivar a la cámara y hace que su danza y su historia brillen por sí mismas. 

También es el caso de “Envejece en tu pueblo” y Rosa Roca, su protagonista. El documental presenta a una mujer que cuida a la gente mayor prácticamente aislada en sus pueblos. Ella se convierte no solo en su conexión con el resto del mundo, sino también en su amiga. Rosa consigue que se sientan menos solos, les hace compañía y les ayuda a superar el día a día. Incluso les enseña, o lo intenta, a adaptarse a las nuevas tecnologías que nos obsesionan en el resto del país.

Como demuestran sus dos documentales, lo que más le gusta a Javier son las obras de carácter documental o el cine realizado con personas, no actores. Estas son las historias en las que tienen mucho protagonismo las relaciones humanas, junto con los rostros, las texturas y los movimientos de los cuerpos. Ambos cortos son ejemplos del buen ojo de Javier Gracia y, sobre todo, de su preocupación por mostrar al mundo esas realidades sociales desatendidas por los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *