Laura Llevadot: “De pronto, una se da cuenta de que la herida, no era solo suya, preexistía a su efectuación”

Marina Peco//

Laura Llevadot (1970, Barcelona) es profesora de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona. Fue propulsora y directora de las dos primeras ediciones del festival de filosofía Barcelona Pensa. Además, ha publicado 6 libros, entre los cuales están Interpretando Antígona (2015) y Jacques Derrida: Democracia y soberanía (2019). 
Laura Llevadot

Laura Llevadot acaba de publicar Mi herida existía antes que yo en el que realiza un mapa del feminismo contemporáneo. En este ensayo expone las trampas del lenguaje heredado e invita a deshacer el concepto de diferencia sexual.

Desde sus orígenes la figura femenina ha sido tratada como un ser inferior. No solo se la ha doblegado a un segundo plano, sino que la masculinidad ha creado la feminidad. Se es mujer según los parámetros establecidos por los hombres y su idealización de la figura femenina. Desde el primer capítulo hasta el último, Laura hace un recorrido que ayuda al lector/a a entender, pensar y reflexionar sobre la creación e historia de la diferencia sexual. 

La ensayista ha querido cambiar el foco de la cuestión. No quiere hablar de feminismo desde una posición de víctima, ni quiere empezar con la pregunta qué es ser mujer. Ella ha ido directa al núcleo del problema: la diferencia sexual y cómo su construcción inflige dolor a la vez que compone el cuerpo. 

La autora se basa en el libro El segundo sexo (1949) de Simone de Beauvoir para argumentar que el hombre ha creado la figura femenina, a pesar de ser ambos géneros una construcción cultural. La masculinidad se considera universal y neutra, es el género base y a partir de este, se crea la feminidad. Sin embargo, esta es una figura fantasma, ya que está compuesta según los deseos e imagen que los hombres tienen de las mujeres.  

A través de los poemas de Sylvia Plath y Maria-Mercè Marçal, Daddy (1962) y Aquella part de mi que adorava un feixista (1988),  La estudiosa afirma que una parte de las mujeres desea al maltratador. Esta idea está conectada con lo que se entiende por maltratador que viene a simbolizar que nunca ha sido una excepción, siempre ha estado dentro de la ecuación. Según la escritora, mediante el contrato se le obliga  a la mujer a asumir una situación de opresión y de dominio por parte del esposo. Dentro de esta unión la mujer siente deseo hacia su marido, quien puede ser su maltratador. 

Libro Mi herida existía antes que yo

Para esta especialista en feminismo la cita “Añadir mujeres y batir” de Fox Keller demuestra que es insuficiente incorporar mujeres en puestos de poder, instarlas a ser “libres” o   ver que actúan como ellos. Todo esto según Llevadot es un cambio superficial. Lo único que se consigue con esta alteración es reproducir el comportamiento de los hombres y continuar viviendo bajo un sistema patriarcal. Para alcanzar una transformación completa hay que incluir mujeres en el trasfondo de la narrativa dominante. 

“Para tratar a alguien como igual hay que aprender a ser nadie”, afirma Laura Llevadot. Con esta declaración quiere expresar que para ser tratados en igualdad primero hay que aprender a ser nadie. La ensayista para argumentar esta afirmación utiliza la película Europa ’51. En ella, la protagonista, tras el suicidio de su hijo, en vez de seguir con su vida de alta clase acude a los suburbios de la ciudad de Roma. Esta vez, en lugar de mirar, como en otras ocasiones, ayuda a las personas que viven allí. Laura, con la ayuda de Jacques Rancière, argumenta que Irene, la protagonista, descubre, en la realidad de los suburbios, la igualdad como forma de relación. Averigua que para ser igual al otro, para no hablarle desde una posición superior o inferior, hay que desidentificarse, «aprender a ser nadie”. Irene comprobó que al otro o se le habla “de herida a herida” o “no hay nada que decir”. 

Las heridas existían antes de nuestra propia existencia, nos hacían daño antes de ser consciente de ellas y nos estaban esperando para que aprendiéramos a defendernos. La diferencia sexual, hoy en día, mata y somete a las mujeres. Para  actuar, Laura Llevadot piensa que el feminismo contemporáneo se debería centrar en “encontrar una salida allí donde otros no la han sabido hallar”. Hay que estar alerta para evitar repetir los mismos errores y no dejar de reescribir e inventar nuestra historia.  

La investigadora, en este libro, para explicar el origen de la diferencia sexual va a la causa del problema: el lenguaje. Una vez expuesto y explicado, en cada capítulo desengrana el resto de los motivos de esta diferencia sexual y por consiguiente, la situación de la mujer como un ser inferior. Para concluir la escritora afirma que para conseguir ser tratadas en igualdad, hombres y mujeres tenemos que aprender a ser nadie y justo después estaremos en igualdad. 

 

Ficha técnica: 

Título: Mi herida existía antes que yo

Autora: Laura Llevadot

Editorial: TusQuest Editores

Año: 2022

Número de páginas: 213

 

Las heridas personales son solo la expresión de las estructuras exteriores que nos conforman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *