Bar El Emir: lo sencillo funciona

Pablo Arbués (Twitter), Jorge Callau (Twitter) y María Camila Cárdenas (Instagram)

El Emir lleva más de 40 años como bar de referencia en la zona universitaria de Zaragoza. Ubicado en la calle Tomás Bretón 38, durante décadas ha sido un lugar de reunión, cuya seña de identidad es hacerte sentir como en casa. En un mundo de constantes cambios, a veces la sencillez triunfa.

A cualquiera que preguntes por El Emir, sabrá dónde está. Sus tapas, sus menús sencillos y, sobre todo, su ambiente familiar, te cautivan y hacen que quieras volver. Nada más entrar, al otro lado de la barra te espera un “¿qué desea?”. Si ya eres un habitual, recordarán lo que tomas.

Son las 12.30h, la hora del vermú, y llegamos a El Emir. Las mesas están llenas. Nos sentamos en la barra con un par de cervezas. En ese momento, aparece un matrimonio:

  • ¡Hombre! ¿Qué tal estamos?
  • Todo bien, todo bien, Julio.
  • Lo de siempre, ¿no?

A los dos minutos, la pareja se sienta en la terraza con dos cañas y unas bravas. Al lado, un grupo de cinco jóvenes llama nuestra atención. Salimos a hablar con ellos. Tras un rato, nos cuentan que vienen dos días a la semana antes de comer. ¿La razón? La relación calidad – precio y la cercanía a la universidad. 

Nos despedimos de nuestros nuevos amigos y volvemos a entrar. Son las 13.30h y cada vez entra más gente. Tener un sitio es casi un privilegio. Empiezan a servir comidas, las mesas reservadas se ocupan y la cocina funciona a pleno rendimiento. El aroma de los platos se apodera del ambiente.

Su carta variada es el atractivo perfecto para sus clientes. Consta de tostadas, fuentes combinadas, salchichas, bocadillos, platos combinados, tortillas, ensaladas, raciones y sándwiches. Acompañados todos por productos tradicionales como el jamón, huevo, calamares o tomate. Los precios van desde los 3,50 hasta los 10 euros.  

Un aspecto característico de El Emir es que no tiene menú, sino que cuenta con un plato combinado que varía en función del día de la semana. La opción de la mañana es carrillera de vino tinto o chipirones a la plancha con ensalada, patatas fritas y crema de verduras. Todo a 9 euros por persona.

El Emir: calidad – precio y cercanía

Barra del bar Emir

¡Queremos saber más de este bar! Tras varios intentos fallidos, conseguimos que un camarero nos vea al otro lado de la barra. Falsa alarma. Nos dice que hablemos con su otro compañero “que tiene más labia”. Esperamos de nuevo.

Con las cervezas ya casi terminadas, nos atiende Julio y nos cuenta que lleva cuatro años trabajando en El Emir, aunque no de forma permanente. Su compañero y actual propietario, más de tres décadas. Explica que el negocio “funciona bien” pese a la época de crisis atravesada con la pandemia. Para él, lo que les diferencia respecto a otros locales es “la calidad, sobre todo de las tapas”. Se despide de nosotros: se tiene que ir a tomar nota a los nuevos clientes. 

La conversación nos da hambre y pedimos dos pinchos de tortilla. Vemos una mesa vacía en la terraza, corremos a por ella. Ya al sol, son las 14.00h y el vermú llega a su fin. A lo lejos, escuchamos: 

  • ¡Hasta luego!
  • ¡Nos vemos mañana!

Es hora de marcharse. La experiencia termina. Pedimos la cuenta y sale a 6,50 euros. Es cierto, es barato. Pagamos y El Emir se despide de nosotros: “volved cuando queráis”. 


Si quieres leer más crónicas, echa un ojo a nuestra sección de Crónicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *