La voz del exilio: Mónika Zgustova

Carlos Aldana y Diego Gascón//

La huida de los regímenes totalitarios y el exilio fueron los temas principales de la segunda sesión del Seminario Permanente de Transficción, que tuvo lugar el pasado 20 de marzo en el Salón de Actos de la Biblioteca María Moliner de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. De la mano de los testimonios de la traductora, periodista y escritora Monika Zgustova, quien nos habló sobre su huida del régimen comunista checo y su paso por diferentes países.

Todo comenzó cuando tenía 16 y realizó junto a su familia un viaje en grupo a la India. Sus padres, conscientes del peligro de regresar a su país natal, decidieron coger un vuelo desde la India hasta los Estados Unidos. “Cuando tocaba volver a Praga, nuestro padre nos confesó a mi hermano y a mí en un bar nocturno en el aeropuerto de Delhi, donde pidió vino para nosotros, que tenía la intención de llevarnos a Estados Unidos y que el vuelo estaba programado para dentro de dos horas”, recordaba Zgustova. De aquel viaje a la India que realizaron unas sesenta personas, solo cuatro regresaron a Praga. 

La llegada a América no fue fácil. El choque cultural, la barrera del idioma y la discriminación que sufrió por no saber inglés la sumieron en un mar de incertidumbre. Fue la primera vez que se encontraba en un país occidental capitalista y lo sorprendente que era para ella ver un almacén lleno de diferentes productos. La familia acabaría por trasladarse a una ciudad universitaria en el Estado de Nueva York, donde terminaría sus estudios y aprendería inglés. 

Mónika Zgustova durante la ponencia. Fuente: Aitana Rodríguez.

Su regreso a Europa la llevó a España, donde se estableció y encontró un nuevo espacio para su talento en la traducción. Su labor profesional como traductora de autores como Kundera, Hrabal y Havel le valió el reconocimiento y numerosos premios, consolidándola como una figura indispensable en el panorama cultural hispanohablante. No contenta con ser un puente entre culturas, Zgustova incursionó en la escritura. Novelas como Vestidas para un baile en la nieve, La intrusa y Un revólver para salir de noche exploran la experiencia del exilio desde una mirada femenina. Precisamente en estos días, también en esta línea, se encuentra promocionando su última novela Soy Milena de Praga (Galaxia Gutemberg, 2024), por Milena Jesenská, quien fuera mucho más que la amante de Kafka, y que adquiere en este nuevo trabajo de Zgustova el estatus que se merece.

“A lo mejor alguno de vosotros quiere dedicarse a la traducción de obras. Creo que es algo maravilloso y que dota de sentido a tu vida, ya que puedes trasladar una literatura a otro idioma”, explicaba a los asistentes. La importancia de permitir que personas de un lugar puedan leer obras escritas en otro idioma tan diferente como el checo es uno de los motivos que llevaron a Zgustova a elegir ese trabajo por encima de otros. 

Hacia el final de la sesión, no solo compartió su historia personal, sino que también reflexionó sobre el exilio como un fenómeno universal. Entrelazó su experiencia con la de otros autores exiliados, como Hassam Blasim, Heda Yazbeck, Jhumpa Lahiri y Aleksandar Hemon, invitando al público a pensar sobre las complejidades del desarraigo que provoca abandonar tu lugar de nacimiento. 

La experiencia personal de Monika Zgustova es un ejemplo de la valentía del ser humano ante la adversidad. Su historia, narrada con pasión y lucidez, nos invita a reflexionar sobre la importancia de la libertad, la tolerancia y la comprensión en un mundo cada vez más globalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *