Los silencios de Jesús Gazol

Marina Turrión y Nacho Arasanz//

El silencio para Jesús Gazol no existe. Incluso tras la inmutabilidad de sus esculturas se esconde un mundo de reflexión que está encantado de compartir con quien quiera escucharle. Irónicamente, más de una hora de entrevista grabada en vídeo se ha quedado reducida a la pequeña pieza que acompaña a este texto.  Ha sido el ruido, en este caso un ruido blanco de un cable estropeado, lo que ha convertido en silencio las palabras del escultor.

En Silencios Gazol huye de los tópicos. Más allá de la ausencia de sonido, evoca la introspección y el escucharse a uno mismo. Es por esto que los puntos cardinales están tallados en las esculturas de esta serie: representan figuras humanas en constante búsqueda de sí mismos, en busca de sus nortes. A este tipo de personas se refiere el autor cuando habla de “viajeros”, a quienes buscan su camino y tratan de vivirlo. En el otro lado quedan los “turistas”, que están de paso, sin tiempo de escucharse. De todas estas personas habla de manera optimista. Para él todos somos capaces de conseguir lo que nos propongamos. Pero para esto, como refleja en sus esculturas, debemos escuchar en nuestro interior. Por ello Gazol representa el cuerpo como una catedral que alberga nuestro corazón. Este órgano es la pieza fundamental y aparece representado en todas las obras de esta exposición.

Las esculturas de Silencios no serían iguales si no fuera por un hombre que se encontraba, precisamente, contemplándolas. Dos caras conocidas se cruzan en la exposición: son el autor de las obras y el hombre que tiempo atrás le cosió el dedo tras cortarse tallando. Estas alegres casualidades acompañan la reflexión de Gazol  sobre la necesidad de escucharnos a nosotros mismos: saber lo que queremos y estar bien con nosotros para poder estarlo con los demás.

La calma del entorno y la serenidad de las obras de Gazol representan, sin duda, las ideas que el autor comunica a través de su arte, y recogen reflexiones con las que todos nos podemos identificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *