Lo que queda después de un atentado

Daniel Giral//

En 2021, el escritor francés Emmanuel Carrère se propuso realizar una crónica de los juicios del atentado yihadista de Bataclán sucedidos en París en 2015. Las crónicas, de periodicidad semanal, fueron publicadas por el diario francés L’Obs, y de forma paralela por El País en España, La Repubblica en Italia o Le Temps en Suiza. El resultado de este trabajo de más de 9 meses ha sido recopilado y ampliado para su edición en forma del libro y ha dado lugar a la publicación de V13 (Anagrama, 2023).
Emmanuel Carrère. Fuente: Hay festival
Emmanuel Carrère. Fuente: Hay festival

El terrorismo lleva años siendo objeto de interés por parte de la literatura. Hasta hace no mucho, abundaban en los anaqueles de las librerías todo tipo de acercamientos teóricos al radicalismo, análisis de expertos en contraterrorismo e incluso testimonios escritos por los propios verdugos. No ha sido hasta hace poco cuando el mundo literario ha dado espacio al relato de las víctimas con libros como El Colgajo de Philip Lançon o Salir de la noche de Mario Calabresi. V13, el último libro de Emmanuel Carrère, se enmarca en esta misma tendencia.

El viernes 13 de noviembre de 2015 París se sumía en la tragedia. Tres atentados yihadistas se sucedieron en tres puntos distintos de la ciudad de forma casi simultánea con un resultado de 130 muertos y más de 400 heridos. Seis años después, en septiembre de 2021, la respuesta de la justicia se concretaba en un juicio que duraría 9 meses. Emmanuel Carrère, fiel a esa máxima de Hannah Arendt que dice que comprender no equivale a perdonar, se propone realizar una crónica de los juicios con la mirada precisa de un antropólogo.

Si se conoce a fondo la obra de Carrère y su veta más periodística, el interés por el tema no parece extraño. Al francés no le resultan ajenas la religión, los juzgados ni los esfuerzos por comprender los crímenes y qué los motivan. Carrère probó su interés por los asuntos de la fe en su obra más extensa, El Reino, donde alternaba su relación personal con la fe con una reconstrucción de la vida de los primeros cristianos. De igual forma, en De vidas ajenas, diseccionó el funcionamiento de un juzgado civil y en El adversario dedicó sus esfuerzos a comprender las motivaciones del asesino Jean-Claude Romand. Todos estos temas se dan cita de una forma u otra en V13.

La voz de las víctimas

Portada V13. Fuente: Anagrama
Portada V13. Fuente: Anagrama

El juicio resulta bastante singular, porque se está juzgando a meros cómplices y subalternos. Enlaces que ayudaron de alguna forma a los auténticos perpetradores de los atentados proporcionándoles armas, pisos francos o vías de escape. Los verdaderos ejecutores están muertos. Solo uno de los terroristas sobrevivió: Salah Abdelsman no detonó su cinturón explosivo. El juicio sirve, en un sentido simbólico, aportar una sensación de justicia, cierre y reparación.

Hay quienes dicen que el francés siempre utiliza sus novelas para hablar de él mismo. Difícilmente es algo de lo que se le pueda acusar en V13, donde cede su protagonismo en favor del fenómeno de memoria colectiva y reparación que suponen los juicios de la sala Bataclán. Carrère se reserva aquí el papel de un narrador documentado. A Stalin se le atribuye una frase de la que el libro trata de desmarcarse: “La muerte de un hombre es una tragedia. La muerte de millones es una estadística”. Sin excesivos efectismos el autor logra el equilibrio perfecto entre la narración de la tragedia colectiva y la exposición de la herida individual.

Con una meticulosa selección de los testimonios de las víctimas, V13 reconstruye lo sucedido gracias a este mosaico de voces. Entre las declaraciones prevalece la necesidad de contar lo vivido, reflejar el sufrimiento y encontrar reparación en la justicia. Destaca la figura de George Salines, un padre cuya hija fue asesinada en los atentados que establece un diálogo con Adzyne Amimour, uno de los padres de los terroristas. Fuera del juicio, padre de víctima y progenitor de verdugo escriben a cuatro manos Il nous reste les mots (Nos quedan las palabras) donde la ley del Talión queda desterrada en favor de la justicia restaurativa.

Aunque la tónica general sean los virtuosos discursos de resiliencia y apoyo, no sería realista creer que no existen voces discordantes. En un juicio donde se personan cientos de individuos como parte de la acusación, lo realmente sorprendente es encontrar tan solo una voz disidente. Otro padre que ha perdido a su hija no puede evitar expresarse con palabras menos amables y pedir la cabeza de los acusados. Algo que en palabras de Carrère no deja de recordarnos nuestra condición humana.

Preguntas de difícil respuesta

Carrère no es un autor que caiga en maniqueísmos, siempre busca el matiz. La narración no se detiene solo en el juicio del viernes 13. El autor aprovecha para reflexionar de forma breve sobre algunos procesos que están sucediendo a la vez. El juicio a Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos el Chacal, nos remite al terrorismo de los años 70, aquel que mataba motivado por causas políticas con sensibilidad de izquierdas. También se menciona, el juicio a unos jóvenes neonazis a los que se acusa de planear un atentado. Algo que se lee como la cara B del juicio a los atentados de la sala Bataclán, una mirada al otro rostro del radicalismo contemporáneo.

En cuanto a los terroristas, el foco de interés está puesto en su lectura en clave sociológica. La reconstrucción de la vida de los acusados saca a relucir la ineludible pregunta de por qué unos chicos de clase media provenientes de familias no especialmente fundamentalistas acabaron por perpetrar un atentado en el que murieron 130 personas.  Pero un juicio es como una caja negra cuyas incógnitas no siempre logran resolverse y por muchos intentos de darle explicación desde la sociología o la psicología ninguno resultará del todo satisfactorio.

El punto de mayor interés del juicio es Salah Abdelsman, terrorista que debía inmolarse y participar del atentado, pero que en el último momento se arrepiente y decide no accionar su cinturón explosivo. El acusado alega arrepentimiento e incapacidad para asesinar e insinúa que le remuerde la culpa y solo es una víctima más. La respuesta, cuando llega, resulta insatisfactoria. Nunca sabremos si se echó para atrás movido por el arrepentimiento o si el cinturón simplemente falló.

Puede que V13 no sea la mejor obra de Carrère y se aleje bastante de los textos a los que nos tiene acostumbrados. Al fin y al cabo, se trata de crónicas periodísticas articuladas posteriormente como un libro, pero lo cierto es que el estilo claro y directo de Carrère logra que se lea a ritmo de novela. Lo que logra el ganador del Princesa de Asturias 2021 es una encomiable labor humana tremendamente necesaria: contar lo sucedido, dejar constancia y construir memoria colectiva con un relato conmovedor que se aleja de las explicaciones simples.

Ficha técnica

Título: V13

Autor: Emmanuel Carrère

Traducción: Jaime Zulaika

Editorial: Anagrama

Año: 2023

Número de páginas: 272

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *