No todo es postureo en Instagram

Texto: Marina Tarragual. Fotografía principal: Zaragoza Walkers//

Marcos Cebrián es un fotógrafo callejero que retrata el día a día de la ciudad de Zaragoza en su cuenta de Instagram Zaragoza Walkers. En sus fotografías combina los escenarios urbanos con las personas que transitan por ellos sin saber que están siendo fotografiadas. Desde su inicio en 2014, Zaragoza Walkers se ha convertido en un archivo audiovisual que muestra la evolución de la ciudad.

La fascinación de la tercera edad por las obras es un tema tan recurrente en chistes y monólogos que ya a nadie le sorprende que un anciano interrumpa su paseo para observar la labor de unos obreros. Se ha convertido en una escena tan común que en el día a día puede resultar invisible para muchos pero no para Marcos Cebrián. Él es especialista en encontrar la belleza en lo cotidiano y mostrársela a los demás. Cebrián consigue que una señora de unos setenta años, con cardado clásico, bolsa de la compra en una mano y bastón en la otra, fisgoneando a través de una valla perimetral, reciba cientos de likes en Instagram.

fuente zaragoza walkers 1

Marcos Cebrián es el responsable de Zaragoza Walkers, la cuenta de Instagram que acerca la vida de las calles zaragozanas a sus más de 25.000 seguidores. Sus fotografías fusionan los escenarios urbanos con los transeúntes que les dan vida. Su método de trabajo es fácil de entender: cuando algo le llama la atención, Cebrián dispara y lo captura en su cámara. Pero, en la práctica, es mucho más complicado. Lo que en una de sus fotos puede parecer sorprendente, en la calle, la mayoría lo pasaría por alto. Su materia prima es la propia ciudad y, como esta es imprevisible, siempre lleva la cámara consigo. No le resulta difícil ya que está acostumbrado a no despegarse de dicho aparato desde pequeño: “Ya entonces hacía fotos a todo y después mi padre me corregía los encuadres. Ahora yo a lo que más importancia doy es también a la composición”.

A los veintidós años, tras finalizar los estudios de imagen y sonido, decidió convertir su pasión por la fotografía en su profesión. Para ello, comenzó a formarse en academias de Zaragoza y mejorar así la técnica que había adquirido de forma autodidacta. Después también estudió dirección de fotografía en cine. En 2014, cuando llevaba ya un par de años trabajando como fotógrafo oficial del Teatro de las Esquinas, se animó a comenzar Zaragoza Walkers. Quería mostrar otra cara de su ciudad, lejos de las fotos de panfletos turísticos, ir más allá del Pilar y la plaza España y contar con la presencia de maños anónimos. “Al final no es algo que inventara yo, la fotografía callejera se centra precisamente en eso: la ciudad y las personas”.

marcos cebrian 2

La ciudad

Zaragoza Walkers se ha convertido en un auténtico archivo audiovisual de la ciudad. En sus más de 1.600 publicaciones se refleja la evolución de Zaragoza en los cuatro años de existencia del proyecto. Una de las cosas que más le gusta a su creador es revisitar los sitios que ha fotografiado y ver cómo han cambiado con el tiempo. Cebrián, aunque asegura que el centro de la ciudad le fascina, intenta huir de los sitios comunes y enseñar una panorámica completa: “Me gusta mucho la parte de detrás de La Seo pero también voy a menudo por Conde Aranda o por el barrio de las Delicias porque son zonas con muchísima gente y muchísimas culturas distintas”.

Las épocas del año en las que más le gusta fotografiar la ciudad son la primavera y el verano. Y en cuanto a los momentos del día, por la mañana temprano y a última hora de la tarde: “La luz del amanecer y la del atardecer es parecida pero la posición del sol varía. Esto me permite jugar con las sombras y los lugares parecen diferentes”. Cebrián otorga mucha importancia a la luz en todos sus trabajos y, aunque la fotografía callejera es incompatible con las paredes de croma y los grandes focos, nada le impide experimentar todos los efectos: “Todo lo da la ciudad. La fachada de mármol negro del Banco de Zaragoza, por ejemplo, permite sacar a las personas más o menos contrastadas según el momento del día”.

La capital de Aragón, protagonista indiscutible de esta cuenta de Instagram, no es la única musa del fotógrafo. Cebrián también ha empleado como estudio fotográfico las calles de otras urbes como Los Ángeles o La Habana. A pesar de que ‘Zaragoza’ está presente hasta en el nombre del proyecto, no quiere que su perfil sea excluyente. Ya ha subido algunas fotos de sus viajes por el extranjero y quiere que poco a poco se convierta en algo habitual. Cree que, al final, todos los lugares del mundo tienen muchas cosas en común y ríe al recordar el gran parecido que encontró entre Los Ángeles y una zona de Cogullada. Pero también asegura que hay fotografías que solo se pueden conseguir en un único sitio y lo ejemplifica con La Habana, una de las ciudades que más le ha inspirado y a la que tiene muchas ganas de volver.

fuente zaragoza walkers 3

Las personas

Nunca recurre a modelos ni a fotos planificadas. Lo que busca es retratar el momento de la manera más auténtica posible y para ello, aunque no sea su disciplina, cumple uno de los mandamientos más importantes del fotoperiodismo: no contaminar la realidad. Las personas que fotografía no son conscientes de que ese día van a ser las protagonistas de Zaragoza Walkers. Son viandantes que o bien llaman la atención de Cebrián por algún motivo o que justo deciden pasar por el lugar elegido para la foto en el momento preciso.

Nunca sabemos la historia que hay detrás de los fotografiados. Son totales desconocidos que, a su vez, resultan cercanos por el simple hecho de que podrían ser cualquiera: un amigo, un familiar o un vecino. Alguna vez se ha planteado acercarse a conocer al individuo y después exponer su historia personal en Instagram al estilo de la cuenta Humans of New York. “Sería un giro interesante y serviría para dar más continuidad”. Pero también opina que en el fondo la magia de Zaragoza Walkers es ese anonimato y esa espontaneidad.

Los walkers de las fotos “siempre son tratados con respeto”. En varias ocasiones, alguien se ha reconocido a sí mismo o a algún conocido y le ha mensajeado con la enhorabuena. Aunque no es algo habitual, ya que el público objetivo de la plataforma que utiliza para colgar su contenido no coincide para nada con la mayoría de fotografiados: gente mayor. “Los mayores son mucho más interesantes que los jóvenes. Nosotros solemos ir con prisas o pegados al móvil y no atendemos a lo que sucede a nuestro alrededor”.

fuente zaragoza walkers 2

En Instagram

Zaragoza Walkers es un respiro entre toda la artificiosidad que impera en esta red social. A Cebrián le inspira la gente común, en su día a día, y se aleja de las poses forzadas. Busca la naturalidad de las personas pero también de la ciudad. No pretende enseñar una urbe impoluta, pasada por el filtro de Instagram, y eso es lo que diferencia a su proyecto de, por ejemplo, una campaña de promoción de la ciudad.

Zaragoza Walkers también se diferencia de la mayoría de cuentas en que a Cebrián no le interesa la primera persona: ni se fotografía a sí mismo ni habla de sí mismo. Ni siquiera incluyó su nombre en el alias del usuario al crear el perfil con la intención de que su persona, el responsable de las fotografías, fuese un misterio para todos los zaragozanos: “Todavía intento mantener esa idea pero ahora en cuanto alguien me busca en Google, encuentra mi nombre real”.

Eligió Instagram como plataforma porque en 2014 era la red social en auge y por la comodidad que ofrecía. “Con los años ha ido cambiando. Ahora hay que tener más cosas en cuenta en el momento de subir las fotos, como la hora de publicación, para que llegue al máximo número de personas posible”. Cebrián no tiene ningún proceso fijo de edición y no se preocupa por mantener el feed de Instagram uniforme. A lo que más importancia le da es a las fotografías en sí. No les aplica ningún filtro y solo hace ligeros retoques como aumentar o disminuir el contraste. Ahora quiere experimentar un poco más con la imagen en movimiento y empezar a subir más vídeos con la misma temática callejera. Cebrián es un usuario activo de esta red social y tiene otro perfil que utiliza para subir otras fotografías de su trabajo en el teatro, de eventos que cubre o de diferentes viajes. Confiesa que es también seguidor de muchas otras cuentas y recomienda perderse por los lugares que Rodrigo Roher visita.

 

marcos cebrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *