Zero Grados: una década de compromiso con el periodismo narrativo

Texto: Marta Franco Gascón y Cristina García Gómez. Fotografías: Víctor Mateo//

Es 26 de abril. Por fin ha llegado la fecha que hace meses marcamos en rojo en nuestro calendario. Que, por favor, nos guardáramos este día, fue lo que nos pidió allá por enero nuestra profesora María Angulo. Así que, desde entonces, ha estado en nuestra mente la celebración del décimo aniversario de la revista online Zero Grados. Y, por supuesto, de Etopia. La conmemoración, en definitiva, del periodismo narrativo. 

Son las 10.00 horas de la mañana. Hace diez minutos que hemos llegado a Etopia. Se notan los nervios; el acto va a comenzar. María Angulo, directora de la revista, inaugura la jornada Narrativas Etópicas: “(…) Narrativas Etópicas alude a topos. Sí, a lugares, territorios, comunidades que deseamos contar y narrar desde lo utópico o desde lo distópico, si es el caso. Pero también evoca al concepto médico de atópico o atópica, porque en Zero Grados somos sensibles y subjetivas, y se nos nota en la piel y en la escritura. Nos brota esa dermatitis atópica de los bebés cuando observamos la facilidad con la que se encasilla, se prejuzga, se desprecia o se reduce a tópico. Queremos seguir haciendo un periodismo honesto que procure evitar esta sintomatología”. Un estallido de aplausos. La mayoría del público guardamos algún vínculo especial con Zero Grados, y estar aquí resulta emocionante.

La siguiente en hablar es Maite Gobantes, otra apasionada de lo narrativo que es también profesora de Periodismo en la Universidad de Zaragoza y que co-dirige la revista junto a María. “Zero Grados lo siento como un pequeño milagro -dice-. Es un proyecto que se entiende porque tiene alma, porque hay deseo y porque hay voluntad. Y porque está María Angulo”. Es una discreta dedicatoria para agradecer a su compañera la creación de este proyecto. Sonríen ellas y sonreímos todos al verlas. Esto acaba de empezar.

María Angulo en la jornada Narrativas Etópicas Maite Gobantes en la jornada Narrativas Etópicas     María Angulo y Maite Gobantes en la jornada Narrativas Etópicas/ Víctor Mateo

Hablemos de pódcast narrativos 

Tras un breve y conmovedor discurso, Maite da paso a cuatro profesionales de la comunicación que, bien microfoneados, suben al escenario de la sala. En el lateral derecho se sienta Eduardo Ramírez, el moderador de la mesa redonda “Pódcast narrativos”. Está nervioso porque es la primera vez que hace algo así, y cuenta con tres invitados especiales: Belén Remacha, periodista de Hoy, en EL PAÍS; Marcos García, redactor de Un tema Al Día en elDiario.es; y María del Castillo, del pódcast Efluxion del centro de Etopia.

Mesa podcast narrativos
De izqda. a dcha. Marcos García, María del Castillo, Belén Remacha y Eduardo Ramírez | Foto: Víctor Mateo 

Eduardo les invita a presentarse y, después de hacerlo, a circular por diversos temas. Una de sus primeras paradas es para distinguir entre el trabajo de Belén y Marcos, que hacen los dailys informativos en medios de comunicación, y María del Castillo, quien tiene su propio proyecto. De esta primera intervención nace la idea de que el de los primeros es un pódcast de “formato reposado”, pero a Marcos no le termina de convencer: “¿Qué entendemos por reposado?”, pregunta desde su butaca. Su formato es más informacional que el de otros pódcast que se caracterizan por la conversación, sí, pero “todo tiene que convivir”. El periodista considera que “hacerlo largo y extenso no siempre es una virtud, igual que tampoco lo es hacerlo corto y breve”. Belén asiente porque coincide con la idea: “No siempre hay que buscar lo viral. A veces, simplemente hay que informar”. 

María del Castillo, sentada entre sus dos compañeros, agrega que “no hay que intentar hacer lo mismo todos, porque lo que realmente necesitamos es diversidad”. Llegan a otra de sus paradas: la “fiebre” del pódcast. Nos quejamos porque ahora todo el mundo tiene uno, pero… “¿dónde está el problema?”, cuestiona Belén. Los ponentes coinciden en que la enorme oferta de contenidos es democratizadora, y que el futuro del formato todavía está por determinar. Con la espontaneidad que caracteriza a los periodistas, enlazan unos temas con otros y, tras una hora de conversación, Eduardo pone fin a la mesa redonda que con tanta soltura ha gestionado. 

Son las 11.30 horas, momento del almuerzo. Etopia vuelve a llenarse de voces y, los que no hemos podido saludarnos antes, aprovechamos el momento.  Jóvenes, adultos, profesionales y estudiantes acudimos a la zona de la cantina para tomar un café y preguntarnos por nuestras vidas. Media hora más tarde, volvemos a la sala. Es el turno de Jorge Mora.

La inteligencia artificial como aliada

Poco a poco, el periodista de Heraldo de Aragón gana presencia en el escenario y comienza su master class titulada “Herramientas de la inteligencia artificial (IA) para un buen periodismo”. A los pocos minutos de discurso, ha captado nuestra atención al completo y empieza a lanzar preguntas: “¿Quién ha utilizado alguna vez la IA?”, un montón de manos se alzan; “¿Quién ha utilizado esta semana la IA?”, varias manos se alzan; “¿Quién ha utilizado hoy la IA?”, y se hace el silencio. Mora sonríe y, de repente, recuerda algo. Los más detallistas ya se han fijado, pero ha situado su móvil cerca de un ordenador en el escenario. Explica que en él se van a transcribir sus palabras y que más tarde descubriremos el por qué.

El periodista Jorge Mora durante su master class en la jornada Narrativas Etópicas
El periodista Jorge Mora durante su master class | Foto: Víctor Mateo 

Acompañado de una cuidada presentación, Jorge habla de los tres tipos de actitudes que hay ante la IA: “Están los entusiastas tecnológicos, que son aquellos que viven y disfrutan de la tecnología y de sus avances; luego, los escépticos adaptativos, que no son entusiastas de las nuevas tecnologías pero que se adaptan a ellas y van utilizándolas; y, por último, los luditas digitales, que no quieren saber nada de la IA y sienten rechazo por ella”. Llegan, de nuevo, las preguntas: “¿Quién se sitúa como entusiasta?”; “¿Y cómo escéptico?”…

La inteligencia artificial lleva mucho tiempo entre nosotros y está en todas partes”, relata Mora. Por eso “es muy importante tener en cuenta que la IA predice, no razona”, expresa. Es más probable que Chat GPT falle, por ejemplo, en cuestiones matemáticas. “No está preparada para ofrecer respuestas a preguntas que tienen un único resultado -explica-. Funciona mejor con cuestiones que tienen infinitas posibilidades, porque responderá y será más o menos fiable dependiendo de la actitud que tengamos hacia ella”. A ello agrega que debemos “hablarle de forma natural, como a una persona”.

Mora cuenta que se trata de una herramienta que, como periodistas, puede resultarnos útil. Resulta que no es una sustituta de nuestro trabajo, ¡bravo! “La IA no está programada para decir la verdad, sino para contestar y hacer que parezca que lo que dice, aunque no sea cierto, es verídico”, revela Jorge. Además, expresa que es “realmente inquietante” porque, si le hacemos las preguntas correctas, nos da las respuestas correctas. “La contestación que dio la oposición a la carta de Pedro Sánchez ya me la había dado a mí la IA cuando le pregunté”, confiesa.

Risas entre los asistentes a la jornada Narrativas Etópicas
Asistentes del aniversario | Foto: Víctor Mateo

Para que la IA juegue a nuestro favor, es fundamental la redacción de un buen prompt que, como define Mora, “es la frase que empleamos para preguntar, proponer u ordenarle lo que deseamos”. Aunque quedan pocos minutos para que acabe la sesión, todavía tiene que desvelar por qué se ha acercado a su móvil al principio de la master class. Desde su ordenador, abre Chat GPT y, tras ofrecerle la transcripción de su ponencia y hablar un rato con él de forma adecuada, le solicita un resumen de la misma. La máquina lo redacta en pocos minutos. Con la boca abierta, le aplaudimos. Nos ha demostrado cómo hacer un buen uso de la IA

La comunicación del nuevo fútbol 

Llegados a este punto, parece que el aniversario no puede mejorar. Nos confundimos. Es el turno de Astrid Otal. Expresiva en cada uno de sus gestos, relata que se dedica a la creación de contenido para la Kings & Queens League, una liga de fútbol especial creada por el ex futbolista culé Gerard Piqué. Con mucho desparpajo, Otal cuenta que “no son serios” y que hacen “un fútbol fuera de lo tradicional en el que está muy presente la audiencia”. Considera que, justo por eso, ha sido “un éxito que ha movido a tanta gente”. Desde la naturalidad que la caracteriza, Astrid se refiere al creador de la liga como “Gerard”, y nos impresiona al explicar cómo elaboran cada una de las campañas, reportajes e interacciones con el público.

Astrid Otal durante su master class
Astrid Otal durante su master class | Foto: Víctor Mateo
La muerte de la cultura etópica

Por lástima, la jornada llega a su fin. Por la sala resuena la marcha inicial de la famosa canción  Demasiadas Mujeres del artista madrileño C Tangana Tres manolas descienden por las escaleras con desparpajo y, mientras pensamos que vaya entrada espectacular la de las Sororitrap Antisystem, las seguimos con la mirada. Con la música de fondo, preparan su set: unas mesas negras, un par de rosas rojas y dos velas. Ellas son tres (Berta 1, Berta 2 y Rocío Durán), son DJ y, además, tienen un pódcast. Cuentan que han venido a presentar su “respeto por el reciente fallecimiento de la cultura etópica”. Nos sacan la sonrisa.

Proyectan un mapa de la ciudad y, con el humor por bandera, realizan un recorrido por los centros culturales de Zaragoza que el Ayuntamiento de Zaragoza ha cerrado poco a poco. Pasan, entre otros, por el Luis Buñuel, el Centro de Préstamos o el festival Folklore Zaragoza. La última parada es Etopia. Al igual que han hecho con el resto de ubicaciones, bromean sobre la cruda realidad: perder la cultura en un lugar como este es toda una desgracia. Y así, con desparpajo y entre bromas, nos evidencian la amarga verdad.

Podcast en directo durante la Jornada Narrativas Etópicas
Berta 1, Berta 2 y Rocío Durán | Foto: Víctor Mateo

El broche final lo pone Alba Ortubia, estudiante e integrante de Zero Grados que, con un discurso ameno pero excepcional, nos invita a acabar la mañana con una cerveza. No sin antes proyectar un pequeño vídeo conmemorativo en el que aparecen muchas de las fundadoras, colaboradoras y simpatizantes de Zero Grados que muestra su felicidad por los diez años transcurridos y la buena salud del medio. Nos dirigimos a por ella y de fondo nos acompaña la música de las Sororitrap Antysistem. Ya no nos cabe duda: reservar la fecha ha merecido la pena.

Alba Ortubia durante el cierre de la jornada
Alba Ortubia | Foto: Víctor Mateo
Cierre de la jornada Narrativas Etópicas
Participantes disfrutando del final de la jornada | Foto: Víctor Mateo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *